thumbnail

Nada era natural...Cambios estratégicos en un paisaje intervenido

 

Los bancales son producto del trabajo de muchos generaciones de labradores.

Antes, era bosque.

 Simplifican mucho cuando explican a los jóvenes que un vez éramos cazadores y recolectores y luego éramos agricultores. No fue así, sino era un proceso gradual que duraba milenio. 

Gracias a estudios recientes ('Dirt, the erosion of civilizations') está mas claro el proceso.

La tierra poseía una capa de tierra imponente. Sobre ello crecieron bosques de árboles enormes. Abundaba la flora y la fauna.

Los primeros agricultores cultivaron en los altos, donde mejor entraba el sol. Abrieron claros en los bosques y allí vivían. Cultivaron algunas especies, recolectaron otras y cazaron lo que podían.

Con el tiempo la erosión hizo que las zonas de cultivos tuvieron que ser abiertos en nuevas zonas, más abajo. Y volvió a suceder: erosión, movimiento hacia abajo. cada vez más abajo.

Los bancales que forman parte tanto del paisaje como del imaginario popular en nuestra comunidad Valenciana son una respuesta algo desesperado a la pérdida de tierra fértil.

¿Habías pensado alguna vez?: ¡Vaya barbaridad de trabajo que representa tanto bancal de piedra! No era por capricho que doblaron la loma generación tras generación de agricultor para mantenerlos.

Llegando a los siglos 19 y 20 el hombre inventó otra técnica que cambió el paisaje de forma contundente. El carbón se fabricaba, en los altos de las montañas, quemando las encinas que quedaba.

Era trabajo duro, los trabajadores eran mal pagados y dejaron como herencia unos montes desnudos, aún más que antes.

Y luego una generación ignorante repobló con pinos. Quedan pocos rastros de bosque nativo, con sus arbustos y sotobosque de plantas y flores tan variadas.

Todo esto viene a decir que el paisaje que encontramos ha sido intervenida y cambiada de forma radical.

Hoy nos toca repoblar, con cabeza. Proyectos que re-establecen  el bosque autóctono son necesarios. No es correcto llegar a una zona rural y plantar una casa, una fosa séptica, un jardín de plantas bellas pero invasoras y foráneas, tener perros y gatos sin  control…Suele pasar pero no es lo correcto.

Hemos dado un nombre a nuestro huerto y proyecto: El Fardatxo. Con el nombre queremos revindicar el derecho de los lagartos, grandes y pequeños, a existir y a ser apreciados. 

Queremos aumentar la biodiversidad autóctona para que los réptiles - y las aves y otros animales - aumentan en número. Los perros y sobre todo los gatos domésticos no son bienvenidos. 

Nuestra asociación fue establecido con la ilusión de ofrecer una visión alternativa. Aquí en el huerto puedes aprender sobre la adaptación de técnicas de permacultura a las condiciones locales. 

Queremos ofrecer ejemplos vivos de aseos de compostaje, compostaje de vermicultura, construcciones respetuosos con el paisaje. Ofrecemos nuestros conocimientos de la zona local para organizar salidas con formas de movilidad sostenible. Estamos trabajando en proyectos de re-forestación en Navajas en colaboración con el IES Alto Palancia.

Nos faltaba una zona al aire libre para dar charlas y reuniones de todo tipo. Somos conscientes de la necesidad de ofrecer a la gente espacios naturales pero íntimos, cómodos, acogedores. A nadie le gusta ir al campo y pasar frio o ser azotado por el viento. 

A continuación tenéis un video corto de cómo lo hemos conseguido. Hoy en día los fresnos, arces y multitud de arbustos y flores son pequeños pero forman parte de un recurso que va a aumentar en valor porque los que valoramos es belleza y función, Se llama biofília, nuestra pasión: es una alquimia de plantas y formas naturales que seducen. Y está abierto a la visita de interesados.

A continuación unas fotos y un video que esperamos que os guste.


Detrás esta la zona que llamamos 'el corte'. Es un anfiteatro donde antes solo había un prado seco y castigado por los elementos. En 10 años se notará los árboles y arbustos.

Los bancales elevados son la mejor forma de cultivar. Calculamos un 40% más de producción.


Todo esta tierra fue desplazada por la retro. Hemos re-creado un paisaje con relieve para protegernos del viento y captar el sol en invierno. 

...y sin olvidar de las abejas. Cuantas más flores, mejor.

Todo proyecto necesita un invernadero de plantas autóctonas preparada. Así, fue fácil plantar la zona abierta por la retro. Y fácil.


Subscribe by Email

Follow Updates Articles from This Blog via Email

No Comments

About

Search This Blog

Powered by Blogger.

Ecozine Rural '22 Alto Palancia. El reto más grande...

Ecozine '22 en toda España se tornó sobre el lema de 'Todo está conectado'. Para nuestro Ecozine Rural '22 elegimos un lema ...